Guía de Adviento

Celebremos el Adviento en familia

Adviento significa "Venida".

Es el tiempo en el que los cristianos nos preparamos para la venida de Jesucristo. Vivamos el Adviento en Familia. Se acerca la Navidad, Jesús está por nacer.

En familia, preparemos su llegada. Hagamos de esta Navidad algo distinto, en donde el mejor regalo que ofrezcamos al ser querido seamos nosotros mismos.

Buscar un momento y lugar de la casa en el que puedan participar todos los miembros de la familia.

Colocar la Corona en un lugar preferente que recuerde que se está esperando la Navidad. Cerca del lugar donde se suele colocar el Belén de la casa.

Repartir entre todos: padres, hijos mayores y pequeños, las diversas lecturas, encendido de las velas, dirigir las oraciones, escribir los propósitos si se acuerda así, etc.

Colocar la Corona como centro de mesa en la cena de Navidad.

A continuación profundizamos un poco más en cada uno de los elementos que participan en este tiempo especial de Adviento.


1. Calendario de Adviento

Es un calendario que va desde el primer domingo de Adviento hasta el día 24 de diciembre. 

En un principio, cada día, los niños encendían una vela que iba iluminando el camino que faltaba para la llegada de Jesús. Con el tiempo cada vela se fue sustituyendo por una intención, un reto, que había que cumplir.

Os proponemos unos guiones para realizar la celebración del Adviento en familia. Serán guiones para los cuatro domingos que dura la preparación para la venida del Señor, y pequeñas reflexiones a modo de propósito para el resto de días, divididas entre las correspondientes para el matrimonio y para los niños.

Para los niños, cada Domingo de Adviento se incluye un documento para imprimir con unas bolas navideñas con el reto para cada día de la semana. Una vez cumplido, coloréala, recórtala y cuélgala en el Árbol de Navidad.

Podéis adaptar el guion, las oraciones y la secuencia de desarrollo de cada celebración a las necesidades de cada familia. 

2. Corona de Adviento

La Corona de Adviento nos prepara a la solemnidad de la Navidad y es símbolo de esperanza, porque el Hijo de Dios se ha hecho hombre por nosotros y por nuestra salvación.

Las cuatro semanas del Adviento son un tiempo propicio para renovar nuestra esperanza en Jesucristo, nuestro Salvador.

La Corona, con su forma circular, simboliza la unidad y eternidad de Dios, sin principio ni fin.

Las ramas verdes significan la esperanza y la vida.

Las cuatro velas, encendidas una a una cada domingo de Adviento, simbolizan la luz de la Fe, que se llena de alegría con la llegada del Señor. Cada color hace referencia a los colores litúrgicos:

Morado: simboliza el espíritu de vigilia de este tiempo... "estad preparados".

Verde: simboliza la esperanza.

Rojo: simboliza la alegría por la cercanía del nacimiento de Jesucristo.

Blanco: es el color de la presencia de Dios  

3. Árbol de Navidad

El árbol de Navidad, tal como lo conocemos, surgió en Alemania a principios del siglo XVII. El pino es el árbol tradicional y simboliza el amor de Dios.

Se adornaba con manzanas, símbolo del pecado original., y se colocaban velas representando la luz que traía el nacimiento de Jesús.

Conforme fue pasando el tiempo las manzanas se trasformaron en bolas y las velas en luces.

4. El Belén

El Belén es la representación plástica y objetiva del nacimiento de Jesús. Tiene su origen en el siglo XIII y fue San Francisco de Asís el que inició esta tradición. En nuestros días se mantiene en todos los países católicos.

Costa de diversas escenas que representan los pasajes del nacimiento de Jesús: el pesebre, la cueva de los pastores y el anuncio del Ángel, la visita de los Reyes Magos y diversas escenas del pueblo de Belén y sus alrededores como calles, plazas...